10 consejos para escribir contraseñas seguras

chica banco industrial

La mayoría de los usuarios utilizan “1234” como clave de acceso a sus cuentas donde guardan datos privados de gran importancia, incluso sus números de cuentas bancarias. Esto significa que cualquier “hacker” puede entrar en gran cantidad de cuentas privadas de plataformas de Internet en pocos segundos.

Te compartimos diez consejos para hacer tus contraseñas más seguras:

  1. Buscar siempre claves que tengan más de ocho dígitos.

Cuantos menos caracteres conformen una clave, más fácil es romperla para un pirata informático, puesto que el número de combinaciones posibles son menos. Se consideran “débiles” las combinaciones menores de ocho dígitos, que pueden identificarse con programas generadores de combinaciones aleatorias (llamados robots), lo que se conoce como “la fuerza bruta”.

  1. Nunca utilizar solo números.

Aunque se pongan claves de ocho o más dígitos, si se emplean solo cifras, es cuestión de tiempo que un robot encuentre la contraseña y entre en las páginas de la persona.

  1. Tampoco usar solo letras ni palabras.

Las letras se pueden combinar con robots hasta dar con la clave. Respecto a las palabras, siempre tienen una conexión simbólica con el subconsciente, por lo que alguien que conozca un poco al usuario puede adivinar las claves si piensa en el nombre de su pareja, sus hijos o sus mascotas.

  1. Optar siempre por combinaciones alfanuméricas.

Mezclar letras y números es la solución más segura porque se juntan dos sistemas de clasificación, lo que amplía mucho las combinaciones. De todos modos, un “hacker” que tenga algunos datos personales sobre el usuario y mucha psicología puede adivinar las claves si no ha habido esmero en confeccionarlas. Hay que ser conscientes de que, de modo automático, siempre se buscan combinaciones fáciles de recordar y relacionadas con personas y fechas importantes. Por lo tanto, después de escribir la contraseña es importante revisar que no contenga pistas personales.

  1. Intercalar signos de teclado.

Un truco que permitirá usar letras y números relacionados con la vida del usuario sin peligro es intercalar símbolos como “#”, “$”, “&” o “%” entre los caracteres de la contraseña. Su presencia es mucho más difícil de descubrir para piratas informáticos y robots.

  1. Lo mejor son las claves aleatorias.

Si se puede usar un programa generador de claves aleatorias, se estará mucho mejor protegido. La página Clave Segura ofrece de manera gratuita uno en el que se puede escoger tanto la longitud de la contraseña como la cantidad de caracteres alfanuméricos.

  1. No utilizar la misma contraseña para todo.

Parece una obviedad, pero es lo que hace la mayoría. Hay que tener una contraseña distinta para cada servicio. También es recomendable cambiarlas cada cierto tiempo.

  1. Guardar las claves en un documento de texto.

Como las claves seguras son muy difíciles, por no decir imposibles, de recordar, lo lógico es tenerlas escritas en un documento de texto, que se usará para almacenar las contraseñas de todos los servicios personales. Cada vez que se entre a un servicio, se tendrá que recurrir a este documento. Puede que sea pesado, pero es más seguro.

  1. Conservar el documento en un lugar seguro.

Hay varias opciones para guardar el documento con las claves del usuario. La primera es emplear una memoria USB separada físicamente del ordenador y que solo se enchufa cuando se quiere abrir el documento con la contraseña. Hay que ser consciente de que se puede tener el terminal monitorizado por algún software malicioso (ocurre con mucha más frecuencia de la que se cree) o que alguien pueda acceder a través de la conexión wifi si esta no es lo bastante segura.

  1. Cuidado con las sesiones abiertas.

En muchas ocasiones, los usuarios mantienen abiertas las sesiones de diferentes servicios on line en el navegador. De esta forma, en caso de extraviar el ordenador o bien dejarse la sesión abierta en un terminal público o de un tercero, puede poner en peligro su privacidad y seguridad, al facilitar el acceso a su cuenta. Para minimizar este riesgo, una opción recomendable es salir de todos los servicios de uso habitual, ya sean el correo electrónico, las distintas redes sociales donde se participa o las plataformas donde se guardan documentos para sincronizarlos, etc.

Fuente: http://www.consumer.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s