Educar. Fundación Ramiro Castillo Love

Cuenta Chica Banco Industrial

¿Por qué tenemos 1.3 millones de guatemaltecos mayores de 15 años que no saben leer?

El Comité Nacional de Alfabetización –Conalfa–  afirma que la población mayor de 15 años es de casi 9.5 millones, de los que 1.3 millones no saben leer ni escribir y que el índice de analfabetismo es de 14.46%. Nuestros programas educativos llevan alfabetización a miles de guatemaltecos cada año.

Los testimonios de los hombres y mujeres beneficiados por nuestros programas nos hablan de las razones por las existe tanto analfabetismo en el área rural. Jóvenes y adultos varones nos cuentan que debieron cambiar la escuela por el azadón y el trabajo en el campo. Las mujeres nos hablan de la discriminación en el seno del hogar, donde las oportunidades solo estuvieron disponibles para los hermanos y no para las hermanas. Sabemos de lo común que es que las hermanas mayores abandonan los  estudios por quedarse al cuidado de los niños más pequeños de la familia. En otros casos las niñas son retiradas de la escuela porque sus progenitores lo consideran una pérdida de tiempo. También sabemos de mujeres cuyos esposos se oponen a que asistan al grupo de alfabetización porque dejan a sus hijos y sus quehaceres vespertinos. Asimismo, hemos conocido estudiantes con problemas visuales, auditivos o de alguna discapacidad física (capacidad especial) para quienes aprender a leer es un problema. Pero la razón principal radica en la carencia de medios económicos por parte de las familias para brindar educación a sus hijos.

Esas mismas razones, son  el motivo por el que Fundación Ramiro Castillo Love se dedica a bridar oportunidades de alfabetización y aprendizaje a miles de guatemaltecos cada año, y es la principal motivación por la que en 22 años de labores hemos brindado un servicio educativo a más de 421,350 guatemaltecos en zonas rurales de Guatemala. Nos motiva la determinación de un joven como Geovany López, de 19 años, de Caserío El Mirador, Municipio de Jalapa, que se decidió a ir  a un grupo de alfabetización, aunque se arrastrara para ir a estudiar porque no puede caminar. Nos llena de esperanza María Silvia Raxón, de 19 años, de Sumpango, Sacatepéquez, quien desde los 9 años debió dedicarse a cuidar a sus hermanos menores,  y ahora ha retomado sus estudios y nos dice que su sueño es llegar a ser abogada. Nos inspiran alfabetizadores como Edín Gabriel Albizures, quien en las montañas del Municipio de San Agustín Acasaguastlán, El Progreso acondicionó un antiguo granero de café y construyó él mismo las mesas y bancas para que un grupo de campesinos pudiera juntarse cada tarde a aprender a leer y escribir.

Los invitamos a seguir historias como esta en nuestra página de Facebook y escuchar los testimonios de nuestros participantes como Gustavo López, quien desde la Sierra de las Minas nos expresa sus anhelos y gratitud por la oportunidad de estudiar. Siga el código QR que aparece en este artículo para ver su video. Es nuestro mayor deseo que pueda compartir con nosotros la satisfacción de ayudar a un guatemalteco en el área rural a aprender a leer y escribir.

¡Ayúdenos a alfabetizar, porque la alfabetización cambiará nuestro futuro!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s