¿Cometes estos 8 errores al querer cambiar tu vida?

Cuenta Chica Banco Industrial

Quizás quieras cambiar aspectos pequeños de tu vida, como levantarte más temprano, o caminar todos los días. O quizás tus aspiraciones vayan mucho más allá, y quieras tener un cuerpo atlético y un gran metabolismo, o unas finanzas sólidas al final del año.

Desafortunadamente, existen 8 errores concretos que las personas comúnmente cometen cuando intentan implantar cambios en sus vidas.

Afortunadamente, una vez conozcas éstos errores, y logres identificarlos, podrás corregirlos a tiempo y evitar que vuelvan a ocurrir en tu vida, así que aquí va una rápida revisión de todos:

  1. Esperas que los cambios se produzcan instantáneamente

Cuando las personas desean cambiar algo (como un mal hábito) a veces creen que pueden hacerlo de inmediato. Por ejemplo, ellos dicen: “Desde mañana empiezo a madrugar”. O “Este lunes empiezo a hacer ejercicio”… etc. Están acostumbrados a vivir en un mundo donde todo se vende como “inmediato”.

Lo mejor es enfocarse en progresar, y no en ser perfecto. Si puedes lograr pequeños avances en vez de realizar cambios drásticos, muy probablemente ni te darás cuenta cuando ya estén implantados en tu vida cotidiana.

  1. Tu fórmula para el cambio es muy complicada

Por naturaleza, los seres humanos son perezosos o simplistas. Si un trabajo es muy complicado o difícil, tu cerebro encontrará la manera de deshacerse de él. Cuando tienes un gran plan que es muy complejo, ten cuidado, es posible que dicho plan te lleve al fracaso.

La solución es partir tu meta final en pequeños pasos. Pasos inteligentes. Simples, medibles, logrables y totalmente relevantes para tus propósitos. No sólo te será más sencillo ser productivo con pasos simples que puedas llevar a cabo, sino que cada pequeño logro podrá brindarte motivación para continuar.

  1. No tienes clara tu meta, o ésta se te continúa escapando

Imagina unos atletas corriendo hacia una meta que se mueve a la misma velocidad de ellos. ¿Cuándo llegarán? Nunca, por supuesto. Lo mismo le pasa a muchas personas, mantienen extendiendo todo el tiempo sus objetivos y finalmente terminan frustrados por el hecho de nunca ver el éxito en sus vidas.

Es importante reevaluar tu plan y ajustarlo en el camino para que siempre esté acorde a tus capacidades y sueños. Una cosa que funciona bastante bien, es enfocarse en cambiar un solo aspecto de tu vida a la vez.

  1. Subestimas el grado de compromiso que requiere el cambio

Es fácil iniciar un proyecto o plantearse un nuevo cambio cuando tienes motivación intrínseca, que ha surgido de diferentes medios. En ocasiones sencillamente sientes un impulso interno a actuar, y empezas sin haber creado un plan que te soporte en el camino.

Lo ideal es que (aun aprovechando esa motivación) comprendas que necesitas compromiso, pues la fuerza de voluntad es limitada, y en algún momento te faltará la motivación. Para cuando eso pase, tus niveles de compromiso te impedirán detenerte.

  1. Estás rodeado de gente negativa

A veces todo está perfecto, excepto la gente que te rodea. Y lo creas o no, lo que digan o hagan otros a tu alrededor, impacta e impregna tu mente subconsciente de diferentes maneras, al punto de hacerte desistir o fracasar. Muchas veces pesa más la opinión o los niveles de pensamiento de los demás, que los propios estados de conciencia.

Debes tener en cuenta dos cosas. 1. Que no interfieran con tu trabajo y tus sueños. Hazles quedar en claro que tienes un sueño y que lo vas a cumplir sin importar NADA. 2. Detecta cuando hablan negativamente y cuando están quejándose. Luego de esto, racionaliza sus ideas y date cuenta que no te sirven de mucho. En otras palabras, elimínalas. También puedes contrarrestar estas influencias negativas, aumentando tus relaciones con personas positivas.

  1. Esperas que las personas te vean como nuevo pronto

Otras personas te juzgan por lo que conocen de ti. Y lo que conocen de ti, se debe a lo que han visto, sentido y escuchado en el pasado. No pretendas que cambien su percepción pronto, ni mucho menos que te vean como “determinado a cambiar” antes de tiempo. Normalmente cuando haces esto, esperas apoyo y otros factores emocionales que te pueden servir como motivación, y al no recibirlos, te decepcionas, y generas fricción en tu camino.

Sé paciente. No esperes que las demás personas comprendan lo que haces, ni mucho menos esperes su aprobación. Más bien enfócate en trabajar duro y en demostrarles que has cambiado, sólo así ellos te mostrarán su apoyo y verán que estás comprometido de verdad. Antes de eso, todos dudarán (y eso te puede afectar negativamente).

  1. Tratas fallos temporales como fracasos permanentes

Sin importar si tus metas son grandes o pequeñas, eventualmente tendrás fallos o cometerás pequeños (medianos, o grandes) errores que te harán sentir mal, o que producirán consecuencias negativas de mediano o bajo impacto. Sin embargo, ninguno de estos fallos será tan drástico o trascendental como para que tengas que detenerte por completo por ellos.

Como popularmente se ha dicho, el éxito está compuesto de múltiples fracasos. Ten en cuenta que cada fracaso que tengas, es una oportunidad de crecimiento que te presenta la vida, y en vez de ser un problema, es un reto y un aprendizaje que puedes aprovechar para poder tomar impulso y salir aún con más fuerza.

  1. Te rindes ante tus miedos

Finalmente, en este maravilloso viaje tendrás que enfrentar tus miedos internos. Deberás enfrentar tu temor al fracaso, temor al éxito, temor a la desaprobación total, el peso de los fracasos pasados y la tensión por las expectativas futuras… etc.

Realmente no hay una forma fácil de superar este aspecto, sin embargo lo mejor es ir poco a poco, adaptarte a tus necesidades e ir enfrentando como más puedas dichos miedos. ¿Tienes miedo de publicar un video? Qué tal si publicas primero un artículo, luego un audio con tu foto al lado… etc. Al final será fácil que te enfrentes al miedo de la desaprobación social (o cualquier otro miedo) si ya has “probado las aguas” y tienes un poco más de confianza.

Así que ahí los tienes. Éstos 8 errores son la razón por la cual hay montones de libros NO publicados, y de obras que nunca salieron de la mente de las personas. Sin contar la cantidad de negocios y productos que podríamos estar disfrutando, de no ser porque sus creadores se detuvieron antes de empezar, o sin haber terminado.

No dejes que te pase a ti. Fíjate una meta, o un objetivo y elimina estos 8 errores. Luego, podrás ver y sentir cómo tu vida toma sentido y todo a tu alrededor se organiza para brindarte las mejores oportunidades.

¿Crees que hay otros errores que sea bueno tomar en cuenta?

Fuente:    Juan Sebastián Celis

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s